miércoles, 10 de marzo de 2010

Fuma

Incluso el día que recibió su primera crítica, por parte de una (prácticamente) desconocida lo atribuyó a que ésta no era una entendedida de su arte. Lo que él no sabía es que quien no entendía era él.
Debe ser duro darse cuenta que, después de años como "gran actor", te aplauden por compromiso y que, tras cada actuación, el público comenta: "Si supiera actuar sabría disimular mínimamente su homosexualidad. Sus inclinaciones y sus dramas son tan obvios como el humo del cigarrillo que estoy fumando".

(El texto es original y tiene derechos de autor su utilización sin consentimiento y sin nombrar a la autora suponen una demanda inmediata)

2 comentarios:

DANI dijo...

Ese soy yo ;)


Besos interpretados

mi nombre es alma dijo...

Hay gente para todo, ¿por qué sería necesario esconder la homosexualidad para ser buen actor?, o ya puestos, esconder cualquier otra cosa.

Un abrazo