martes, 2 de septiembre de 2008

2

Hay veces que me encanta verme reflejada en el espejo. Observo cada centímentro de mi cara buscando algo nuevo, algo que no hubiera visto y siempre hay algo diferente. Me gusta hacer muecas y poner distintas expresiones y ver el resultado.

Hay días que al mirarme me siento una extraña, creo ver mi cara muy diferente a lo que es siempre. Pero no sólo pasa con mi cara. Si observas mucho a alguien le ves diferente (pasa igual cuando dices muchas veces una palabra, que pierde su significado). También hay días que al mirarme sólo veo defectos. Los mismos rasgos que el día anterior elogiaba, ese día los critico.

Me gusta más mi reflejo en el agua, que con una gota que caiga se puede deformar y ver de un modo diferente. Adoro el reflejo de la luz en un cristal creando un arcoiris.

De un modo diferente pero a la vez igual yo también soy un arcoiris que se refleja por un espejo.



(Tanto la fotografía como el texto son originales y tienen derechos de autor su utilización sin consentimiento y sin nombrar a la autora suponen una demanda inmediata)

2 comentarios:

mayte dijo...

Si ya sabes que tus palabras, la mayoria de las veces son mas fuertes que los demás, nunca dejes de escribir y tampoco de soñar de la manera tan brutal que tienes de hacerlo!

un besazo


desde madrid

Juanjo dijo...

Saber encontrar en la propia imagen las diversas realidades que existen en ellas, y descubrir nuevas cada día, es una filosofía que todos deberíamos aprender. Eres una artista, y celebro que hayas vuelto. Un beso.